Archivo | Mario Benedetti RSS feed for this section

Oda a la pacificación

27 Feb

Mario Benedetti

No sé hasta dónde irán los pacificadores con su ruido metálico de paz
pero hay ciertos corredores de seguros que ya colocan pólizas contra la pacificación
y hay quienes reclaman la pena del garrote para los que noquieren ser pacificados
cuando los pacificadores apuntan por supuesto tiran a pacificar y a veces hasta pacifican dos pájaros de un tiro
es claro que siempre hay algún necio que se niega a ser  pacificado por la espalda
o algún estúpido que se resiste a la pacificación a fuego lento en realidad somos un país tan peculiar
que quien pacifique a los pacificadores un buen pacificador será.

Defensa de la alegría

1 Ago

Mario Benedetti. Montevideo, Uruguay

Dedicado hoy a los compañer@s de DRY que empiezan su encuentro estatal en Málaga
Defender la alegría como una trinchera.
Defenderla del escándalo y la rutina,
de la miseria y los miserables,
de las ausencias transitorias
y las definitivas.
Defender la alegría como un principio.
Defenderla del pasmo y las pesadillas,
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos
Defender la alegría como una bandera,
defenderla del rayo y la melancolía,
de los ingenuos y de los canallas,
de la retórica y de los paros cardíacos,
de las endemias y las academias
Defender la alegría como un destino.
Defenderla del fuego y los homicidas,
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres.
Defender la alegría como una certeza.
Defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo.
Del relente y el oportunismo
de los proxenetas de la risa.
Defender la alegría como un derecho.
Defenderla de Dios y del invierno,
de las mayúsculas y de la muerte,
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.

Te quiero

22 Jul

TE QUIERO. Mario Benedetti

 

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.