Archivo | José Amaya RSS feed for this section

Estrellas rojas y sol.

15 Ene

Jose Amaya, Málaga

 Guerrillero de la paz,

Jinete de los vientos

Que surca la Libertad

Por la hoja del Sarmiento.

Silueta de horizonte

Justiciera del hombre,

Largas barbas de Júpiter

Que engalanan la noche.

Estrellas rojas y sol

En su boina descansan,

Cuando al bravo mar lanza

Los rugidos de su voz.

Sus pasos son mis pasos

Y la fuerza de su amor

A la libertad, mi amor.

Mañana sin ocaso,

Motocicleta de flor

Que se enfrenta al futuro.

Anuncios

Al hombre deshabitado

15 Ene

Virginia Tellez, Arroyo coche, Málaga

Habito en otro tiempo,

un tiempo donde las cifras juegan en un trapecio

sin redes, y caen al vacío.

Navego en este tiempo sin tiempo,

por un mundo de sombras,

anhelando una flor, un suspiro, un hálito de vida

que alumbre el camino.

Afuera las voces que gritan,

las voces confusas,

que  asfixian y amordazan

en su vorágine de palabras y productos.

Afuera los mercados,  mercaderes y sicarios

dentro del monstruo que vomita

acciones de banca  y políticos.

Y surco  mares de  esperanza,

sosteniéndome en otras manos

que se buscan a tientas,

que se rozan, que se anudan,

que vuelan como palomas,

–          visibles e invisibles –

se avecinan, se acercan entre las tinieblas,

y  ciegan el rostro de la mueca de oro,

trinchera de poder del hombre,

deshabitado de sí mismo.

9/10/2011

BLANCO

6 Dic

José Amaya, Málaga -Andalucía-

Si quieres leer más poemas de este autor http://joseamaya.tumblr.com/

 

Blanco el mundo, el rumor que se desprende

De su negra piel, blanca por su futuro.

Blanca mi esperanza porque lucha hasta el fin.

Blanco el confín donde terminen mis fuerzas,

Donde mi sudor parezca hielo en la nada.

Negro mi pasado, las lunas que vio,

Observando cada paso, cada gota

De lluvia que regaba mientras moría,

Preso de un minuto, de una noche muerta.

El presente es mañana y yo así lo quiero.

Dejad que muera un poco más esta noche.

Dejad que olvide el mundo y todo esto que hablo.

Animad mi alma en esta noche que nace.

 

José Amaya- ”Blanco”(2011)

 

Carta a Scott Olsen

29 Oct

José Amaya, Málaga

Si quieres leer más poemas de este autor http://joseamaya.tumblr.com/

 

 

Carta a Scott Olsen

29/10/2011
Querido compañero, salud:

Se me hace extraño encontrar vínculos emocionales con un antiguo marine, y americano, pero los hay. Supongo que será esa esperanza que ambos tenemos para poder crear el mundo a partir de la tierra. Tu lucha quizás no sea mi lucha, quizás incluso tu ideología contraria a la mía. Pero lo que sí está claro, es que has sufrido, como otros tantos – millones de personas en la historia- el abuso de un poder falto de recursos y de sustancia, que se retrata a sí mismo como la pueril mueca del niño que sabe que no tiene razón alguna en su reproche, y aun así, y por eso, patalea, y grita, y araña, y muerde.

Sólo quiero que sepas que aqui, en Andalucía, las esperanzas son gigantes como océanos, y que en cualquier rincón de la tierra, ya esa esperanza creó sus aposentos.

Te deseo salud y fuerza.
Espero la granada que me corresponde por ir a tu encuentro.

Amaya.

Federico García Lorca

28 Oct

José Amaya, Málaga

Si quieres leer más poemas de este autor http://joseamaya.tumblr.com/

 

 

¡Canta, canta, canta! Que tu muerte ya está muerta

Y el olvido no llega a acariciar tus andares.

Canta tu voz blanca por aquellos despertares

De tu alma, leopardo de humo, mañana de la huerta.

 

Aire de tomillo que cerró la negra puerta

Al rencor y la envidia, ya náufragos de mares

De gris ceniza por ser hermanos de algún Ares,

Con libertad en el labio ignoto de reyerta.

 

Ya piden olivos, caballos de luna negra,

El corazón dolido del niño que recuerda

Aquel bello corazón que llevaron a la horca,

 

Claveles en mi pecho, lamento que se integra

Con de amor triunfante mueca, risa que se pierda

En el rostro de Federico García Lorca.

El nuevo mundo

13 Oct

José Amaya, Málaga

Si quieres leer más poemas de este autor http://joseamaya.tumblr.com/


Un día y otro, y todos lluviosos.

Un borracho camina blasfemando,

Escupiendo al sucio asfalto que ríe.

Tiendas abren y cierran sus puertas de cal,

Mientras los minutos nos aniquilan.

Mientras las mentiras se hacen del cielo,

Butacas del teatro están vacías.

Y sigue la lluvia, lluvia de azufre,

Lluvia de serpiente que nos aliena.

Pero ¿Quién alza la voz este siglo?

¿Quién tiene su bella lengua aun sin cortar?

Hay un negro muro de acero que espera

ser destruido. ¡Nosotros lo haremos!

Hay un abismo, hijo mío, que se abre

En medio de esta nada. Ve hacia allí.

Y estando en aquel desierto rubí,

Del color de tus sueños ya olvidados,

Acuérdate de lo que ves y dilo,

Dilo a este tu mundo que va muriendo.

Dilo con la humildad de las verdades,

Con la fuerza de una horda de jaguares.

El poeta puede cambiar el mundo,

Y tú, querido hijo, eres futuro,

Realidad ingrávida, un poeta.

Llama que cruza las constelaciones

Amando cada planeta y cada hoja.

Cambiaremos el mundo, sin vanidad

Ni gotas de lágrimas que caminen

Por nuestros rostros, querido hijo mío.

Despide a tu antiguo mundo, tu vida

Vivida hasta ahora, grisáceas guerras,

Dinero, dinero, dinero, gloria.

Despídete sin arrogancias torpes.

Di adiós, porque es otro el mundo que espera.

Málaga

1 Sep

José Amaya, Málaga

 

Tierra de veleros en el aire mía,

Piel de naranja y rubí, sol de mi sueño,

Copa de yerba y mar, azules sin dueño,

Labios de fresa que besan este día.

 

¿Porqué eres tú mi puñal de agonía,

Daga de humo incurable que no domeño,

Tedio, ancla de blanco marfil que enseño

A los lobos de mis nervios, noche fría?

 

Con el mirar en el castillo y la plaza,

Con los dedos rozando la nube estival,

Con mis labios besando palmera y cristal,

 

Vuelco mis ojos en el tren y su danza,

-sueño de peonzas, oro en la balanza-

Y me aparto de ti, condena de mi mal.