Al hombre deshabitado

15 Ene

Virginia Tellez, Arroyo coche, Málaga

Habito en otro tiempo,

un tiempo donde las cifras juegan en un trapecio

sin redes, y caen al vacío.

Navego en este tiempo sin tiempo,

por un mundo de sombras,

anhelando una flor, un suspiro, un hálito de vida

que alumbre el camino.

Afuera las voces que gritan,

las voces confusas,

que  asfixian y amordazan

en su vorágine de palabras y productos.

Afuera los mercados,  mercaderes y sicarios

dentro del monstruo que vomita

acciones de banca  y políticos.

Y surco  mares de  esperanza,

sosteniéndome en otras manos

que se buscan a tientas,

que se rozan, que se anudan,

que vuelan como palomas,

–          visibles e invisibles –

se avecinan, se acercan entre las tinieblas,

y  ciegan el rostro de la mueca de oro,

trinchera de poder del hombre,

deshabitado de sí mismo.

9/10/2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: