CIE

28 Dic

Conrado Santamaría, La Rioja 1962

Con motivo de la reciente muerte de una inmigrante en el CEI de Aluche. Un auténtico crimen legal.

Sé que no abriré esta puerta impunemente,

mis papeles en regla

contra el azul en púas,

mi frente y mi perfil contra las cifras,

contra el plástico atroz,

impunemente,

contra el cristal tatuado de labios como llagas.

Esta puerta que reza

iniquidades

en las lenguas más cultas de la jungla,

que se extiende en el tiempo

como un hilo de sangre

hasta los hornos,

hasta la sucia arena

de playas que recuerdan,

hasta el cerco primero que acotó la vergüenza.

Un oscuro consuelo

supura la costumbre si se mata

sordamente el escrúpulo.

¿Qué le importa al salario

cuánto aprieta el grillete?

¿Qué le importa al testigo la mordaza?

¿Qué le importa al usuario

el color de la sangre?

No hay tristeza o refugio en el pecho del fuerte,

que se lava las manos y pasea

bien limpia su justicia.

Impunemente.

Yo sé que no abriré esta puerta impunemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: