Salvas del desconcierto

23 Nov

Ricardo Landa, Mexico DF

Mexico DF bajo la contaminación


¿Adónde debemos ir después de la última frontera?

¿Adónde deben volar los pájaros después del último cielo?

Mahmoud Darwish

1

 

A las almas en crisis

no las salva el dinero de plástico,

pero cómo se marean

rumiando sus tarjetas de platino.

 

2

 

Este verano,

las sombrillas negras en la ciudad de México

-vistas desde un  helicóptero

de control de multitudes-

parecen barricadas

de llantas a punto de incendiarse

con un grito.

 

3

 

¿Cuán obscena es la flacura

del niño que huye

con el plato de albóndigas

que le hurtó al perro

del presidente del Club de Leones?

 

A mí lo que me parece escabroso

del señor que lo persigue

es que en su intento de rugir, ladre.

 

4

 

Kimberly no puede ir a casa de su abuela

ni a la de su padre que le hostiga

exigiendo su remesa.

No verá sino por fotos los ojos de su hijo.

Está segura que no quiere volverse adicta,

por ello no quiere irse a vivir

con el narco menudista que ofrece sacarla de los bares.

Pero ella no quiere más polvo con cerveza.

 

Le cuentan que alguna como ella un día

se decidió a cruzar México y su frontera al norte,

y ahora peina en Houston a niñas de hispanos

que lograron que las aceptaran en una escuela.

 

Kimberly quiere saber cómo se cruza la última frontera.

 

5

 

Desde la hamaca

Doña Elvira escucha los pájaros del Istmo

Abre los párpados y los ve ir

del calor de una rama

a la oscuridad de una fronda,

abajo de la cual les convidó

una bandejita de agua y migajas del día.

De ahí regresan las aves a la rama

a despedir al sol y a hacerle bulla.

 

Así regresan los recuerdos a Doña Elvira

Y le cantan.

 

6

 

¿Por qué le temen a los recuerdos

los poderosos?

En Grecia apalean al que recuerda

y en Barcelona al que lo grita,

y en Ciudad Juárez o en Gaza ametrallan

a quien se sube al muro

y pinta el nombre de quien murió ayer,

el año pasado, el siglo anterior,

o al inicio del mundo queriendo

vivir como ser digno.

 

La memoria quema con su evidencia

la impunidad de los injustos.

 

7

Ella ha cumplido este fin de semana

cincuenta años

y se ha puesto brackets

como su hija de dieciocho,

y todo por el gerente

que le habría ordenado:

a nuestros clientes

les agradaría verla sonreír

sin descanso.

 

8

“El hombre no ha de descansar

hasta que entienda todo lo que ve”.

José Martí lo decía abriendo los ojos:

Aves

insomnes

-aún sin que les crezcan las alas-

vuelan

por un sueño.

 

Ricardo Landa, 17 de junio al 21 de noviembre de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: