Tardes de circo

21 Nov

Conrado Santamaría, La Rioja 1962

 

Se acabó la fanfarria y de repente,

sostenido en el aire,

un redoble marcial con pantomimas

reorganiza el fervor entre las gradas.

 

Crece y crece el tambor sin memoria o mañana,

crece a jugos la sombra,

la entrega de los pulsos,

el fatal estandarte de la pista.

 

Bajo la luz del foco

el domador

ordena, disfruta, se atusa los bigotes.

 

Nunca sabrás,

oh, respetable,

oh, público sin tacha,

desde dónde te aprontan el instinto,

desde dónde consientes con el aro y la fusta.

 

Flexible y generoso,

amagas en tu asiento,

junto al manso león

de las garras tundidas,

el gran salto mortal entre las llamas.

 

Y se hincha la carpa hasta otra tarde

de vítores, delirios, reverencias.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: