Archivo | noviembre, 2011

Rueda de prensa de Plazapoética

27 Nov

Rueda de prensa con motivo de la jornada poético-indignada del día 19 de Noviembre.

 

De izquierda a derecha: Segundo castro, artista plástico;  José Amaya,  poeta;  Paco Doblas,  poeta;  Isabel, miembro de DRY.

 

Anuncios

VIAJE SIN RETORNO

27 Nov

Janine Puig

 

La Tierra es una fábrica de almas recicladas:
la maldad se purga
y la bondad vuela
más allá del intelecto.
Desde siempre la tierra avisa.
Sus quejidos más fuerte suenan.
Muchos,
arrancando sus arbóreos cabellos,
taladran su carne de rica savia.
Cuando llora nos engulle el fango
y si el calor de su dolor nos quema,
¿qué sombra nos queda?
Fabricamos cobijos de nuestras miserias,
trabajamos esclavos de nuestra codicia
y destruimos para no ver la diferencia.
Cuando seamos negra marea
olvidaremos cómo fuimos,
quién nos hizo
y copiaremos, como no, un modelo artificial.
Seremos seres clonados o meros televidentes
tragando desechos en vez de esculpir simiente.

La soledad nos penetra, nos devora,
y remuerden los recuerdos.

¡Madre regazo caliente!
buscando otros planetas,
ufanos dominadores,
dejaremos atrás la tierra;
éxodo evitable o tal vez no.

 

EL DICTADOR

27 Nov

Carlos Regalado,la coruña -http://www.realidadecero.com-

Hoy en día vivimos
en una prisión
de muros invisibles.
¡Sí!
tú también estás dentro,
aquí todos somos prescindibles.
La ciudad nos obliga
a este juego del perro y el gato,
hoy hasta los pueblos
se han convertido en ciudad,
¿entiendes algo?.
Y mientras el sol
nos bendice con sus rayos
la gente se toma el café en el bar
desperdiciando la vida trago a trago.
Las discotecas son vertederos
de gente que viene y va,
sal afuera y observa a la luna,
escucha lo que cuenta,
y luego decide
si quieres ser uno más.
Un sin fin de instrumentos
tocan la banda sonora
de nuestras vidas,
unos tocan en directo,
y otros lo parece,
el engaño es perfecto.
¡Ten cuidado!
suenan de maravilla,
te acostumbras a su sonido,
a sus melodías.
¡Ten cuidado!
o acabarás vitalmente sordo,
escuchando sólo sus ritmos,
escuchando ecos sonoros.
Entonces un milagro podrá salvarte,
sólo un milagro podrá salvarte.
Tú decides, tú eres el director,
tú tienes la barilla
con la que elegir y descartar.
Tú decides, aún estás a tiempo,
a tiempo de cambiar,
simplemente ama la vida.
Que no te hagan callar.

Los indignos

27 Nov
Sonia Martinez Requejo  –http://lashorasvivas.blogspot.com-.
Los indignos juegan
con los juguetes que no son suyos
comercian con ellos,
los despedazan
para venderlos por piezas
y dejan las manos vacías
y las miradas perplejas.
Los indignos
a menudo piensan
que todo
-incluido tu-
es un juguete con que jugar a comerciar
Los indignos
tienen grandes cuentas
en pequeños paraísos,
creen que el dinero
lo compra todo
y que la dignidad tiene un precio
Nosotros sin embargo
con el espíritu de mercader nonato
nos sentimos afortunados
de no ser como ellos
de sabernos libres
más allá de sus etiquetas

Salvas del desconcierto

23 Nov

Ricardo Landa, Mexico DF

Mexico DF bajo la contaminación


¿Adónde debemos ir después de la última frontera?

¿Adónde deben volar los pájaros después del último cielo?

Mahmoud Darwish

1

 

A las almas en crisis

no las salva el dinero de plástico,

pero cómo se marean

rumiando sus tarjetas de platino.

 

2

 

Este verano,

las sombrillas negras en la ciudad de México

-vistas desde un  helicóptero

de control de multitudes-

parecen barricadas

de llantas a punto de incendiarse

con un grito.

 

3

 

¿Cuán obscena es la flacura

del niño que huye

con el plato de albóndigas

que le hurtó al perro

del presidente del Club de Leones?

 

A mí lo que me parece escabroso

del señor que lo persigue

es que en su intento de rugir, ladre.

 

4

 

Kimberly no puede ir a casa de su abuela

ni a la de su padre que le hostiga

exigiendo su remesa.

No verá sino por fotos los ojos de su hijo.

Está segura que no quiere volverse adicta,

por ello no quiere irse a vivir

con el narco menudista que ofrece sacarla de los bares.

Pero ella no quiere más polvo con cerveza.

 

Le cuentan que alguna como ella un día

se decidió a cruzar México y su frontera al norte,

y ahora peina en Houston a niñas de hispanos

que lograron que las aceptaran en una escuela.

 

Kimberly quiere saber cómo se cruza la última frontera.

 

5

 

Desde la hamaca

Doña Elvira escucha los pájaros del Istmo

Abre los párpados y los ve ir

del calor de una rama

a la oscuridad de una fronda,

abajo de la cual les convidó

una bandejita de agua y migajas del día.

De ahí regresan las aves a la rama

a despedir al sol y a hacerle bulla.

 

Así regresan los recuerdos a Doña Elvira

Y le cantan.

 

6

 

¿Por qué le temen a los recuerdos

los poderosos?

En Grecia apalean al que recuerda

y en Barcelona al que lo grita,

y en Ciudad Juárez o en Gaza ametrallan

a quien se sube al muro

y pinta el nombre de quien murió ayer,

el año pasado, el siglo anterior,

o al inicio del mundo queriendo

vivir como ser digno.

 

La memoria quema con su evidencia

la impunidad de los injustos.

 

7

Ella ha cumplido este fin de semana

cincuenta años

y se ha puesto brackets

como su hija de dieciocho,

y todo por el gerente

que le habría ordenado:

a nuestros clientes

les agradaría verla sonreír

sin descanso.

 

8

“El hombre no ha de descansar

hasta que entienda todo lo que ve”.

José Martí lo decía abriendo los ojos:

Aves

insomnes

-aún sin que les crezcan las alas-

vuelan

por un sueño.

 

Ricardo Landa, 17 de junio al 21 de noviembre de 2011

Tiempos heridos

23 Nov
Eloy Sánchez Guallart
Pasarán veloces, altas aves rubias,
pasarán con trueno, con cielo, con el aire en fuga,
con estruendo volarán sobre aquel bulbo agitado.La marea crece, digital e irresistible,
el puño crece, el grito crece,
crece el rapto y el beso, me crecen hasta los brazos para abrazarte.
Pasan los cuerpos que no quieren ser
habitantes del simulacro y el tedio. Vivir
no es aquella decadencia colonial en los mapas
con márgenes trazados por hombres rectilíneos.

Vivir es fácil, y a veces, casi alegre -gracias Gabriel-
y por eso es que crujen las arterias en las avenidas,
porque la sumisión no es una teoría aspirante al Nobel y
nuestras manos, fluvialmente dignas, no son yermas planicies,
goma moldeable, lisa, planamente asimilable.

No queremos los despojos y la culpa.
Aquí.
Ahora.

El abuelo, el padre, el hijo y el nieto

21 Nov

 

Neorrabioso, poema + Chincheta, ilustración, Madrid