22 Jul

Benito GALLARDO Martín, Los Corrales, Sevilla, 1954

rinconliterariodecampillos.es

XXX

Sobre el silencio como meditación y recogimiento,

y no como aliado de la corrupción y el crimen .

(para Ana Herrera Barba; mujer de gran sensibilidad y cultura,

con quien me une esa búsqueda o lucha con las palabras que abren ventanas para mirar el mundo, revelando bellezas y defendiendo todo lo que consideramos digno de ser defendido)

Yo detesto el silencio que se olvida del grito

y que nos va engordando indiferentes,

el silencio cobarde

y el silencio lacayo

que respirando vamos en silencio.

Ese amargo silencio que nos pudre la encía

y nos da un parecido terrible a los muertos;

el silencio mezquino que el poder nos impone

como un burka de hierro ocultando una herida,

nuestra herida más honda,

nuestra piel, nuestra esencia,

nuestra voz desgajada y

también nuestro llanto…

Yo abrazo otro silencio

que respeta la vida,

me recojo en su espacio

de noche seductora, y desde allí

te canto, te elogio o te sentencio…

Yo abrazo otro silencio

que viene a visitarme,

o aquel que, sin pereza,

escojo libremente;

pero ante la injusticia

me indigno y no me callo.

XXVI

DECRETOS PARA QUE OTRO MUNDO SEA POSIBLE

Al estercolero:

todas las armas al estercolero.

Hagamos un inmenso estercolero de armas

para que demos basto enterrando a los muertos.

Para los barrenderos:

Galones y medallas para los barrenderos,

auxiliares de clínicas, doctores,

electricistas, músicos, bomberos…;

para los militares… escobas de palma,

estropajo, lejía y mono azul.

Para los panaderos:

homenaje y estatuas para los panaderos,

mineros, pescadores, camareros, carpinteros,

pilotos, guardabosques…

Homenaje y estatuas para sepultureros,

herreros, zapateros, albañiles, pastores…

Homenaje y estatuas para los insumisos,

los que arriesgan su vida navegando en pateras,

para el perro sin amo

y el caballo sin bridas.

Para los esquiroles y gente sin escrúpulos (…)

deshonor y vergüenza por un tubo .

Homenaje y estatuas para los labradores

que se ganan la vida cultivando la tierra.

Homenaje y estatuas para la coherencia,

la voluntad y el libre pensamiento.

Para sus majestades… coronas de sudor,

coronas de sudor para su santidad,

señorías, ilustrísimas, eminencias,

_que inculcáis al humilde sumisión y paciencia_,

una silla de anea donde esperar sentados

que amaine el temporal y que cuajen los trigos

con abundante oferta de salud y trabajo,

ladrillo, andamios , siega,

cincel, barro de arcilla,

mañanas de aceitunas

con gotas de rocío.

(de mi libro inédito

“Porque no te mereces el olvido”)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: